Adaptar y rentabilizar un negocio a los tiempos actuales

La razón más básica de tener una empresa, comercio… es generar negocio, ganar dinero y rentabilizar nuestras acciones. Y estas acciones deben estar siempre adaptadas a los tiempos que corren, de nada sirve el marketing de hace 20 años.

La primera premisa de cualquier cambio es aceptar que debemos cambiar. En nuestro negocio la cosa no es distinta. Tenemos que adaptarnos a los nuevos tiempos para seguir y nuestra tienda debe evolucionar a las nuevas características de compra, ya sea nuestro producto, ya sea nuestro servicio.

El negocio online simbolizado con una tecla de cesta de la compra

Recuerdo cuando hace apenas 7 años, los productos que se querían vender se ponían en las cabeceras de los lineales, con una luz directa y un cartel de “Oferta”. No estaba en oferta, no era el mejor precio del lineal y mucho menos el mejor producto de sus características, pero estaba en la cabecera, por lo tanto, era el que mejor se vendía. Los que tuvimos la “suerte” de trabajar en alguna gran superficie sabemos de qué va esto 😉

Ahora este modelo de negocio ya no existe, la cosa ha cambiado drásticamente. Las normas se han re-escrito: un foco no es suficiente para que el producto del cabezal sea suculento y los carteles de oferta son inútiles. Lo son desde que tu comprador viene con toda la información del producto que quiere aprendida de casa, o mejor incluso, lo consulta “in-situ” desde su teléfono móvil.

Cambio de las reglas

zmot

Antes un usuario pasaba por delante de tu tienda, dónde un producto lucía bien en el escaparate, dónde el vendedor remataba la venta con un discurso convincente (primer momento de la verdad) y el usuario probaba el producto en casa, quedándoselo si satisfacía sus necesidades (segundo momento de la verdad).

zmot2

Hoy en día, cuando tu cliente pasa por delante de tu tienda, este va a su casa, consulta el producto que ha visto: opiniones, reviews, quejas…, si le convence buscará qué tienda de la zona ofrece el mejor precio (importante tener web), irá allí, comprará el producto, llegará a casa, lo probará, y seguramente en algún momento escribirá una review con su opinión sobre lo que ha comprado.

Las normas han cambiado para todos
Está claro pues que toda la cadena, empezando por el fabricante y acabando por la tienda, deben estar pendientes de lo que se dice de su producto.

La fábrica necesita que las opiniones de su producto sean buenas. Para ello es recomendable que genere mucho contenido visual: vídeos demostrativos de su funcionamiento, redes sociales interaccionando con sus clientes y sobretodo una actitud receptiva a todas las posibles quejas que pueda haber. No puede haber nada mejor para tu producto, que tener gente haciendo reviews en youtube (si estas son buenas).

La tienda por su parte, debe saber qué compra. Adquirir un producto de muy buen precio pero con una dudosa reputación on-line es cuando menos arriesgado. No debemos comprar lo que creamos, debemos saber qué está de moda en la red y que quiere tu posible cliente. No es cuestión de lanzarse a una guerra de precios como hace unos años. Es cuestión de tener el producto que se desea, al mejor precio posible.

No hace falta decir que si tu negocio ofrece servicios (restaurantes, hoteles, servicios de estética), estás totalmente expuesto a que la gente opine de ti mediante las diferentes plataformas que existen (google places, foursquare…). Harías bien en controlarlas 😉 (tengo que escribir sobre ello).

No te preocupes más de tu competencia. Preocúpate de tu cliente
¿Te importa si la tienda de al lado tiene una tablet más barata que tu, cuando tú tienes el mejor precio en la tableta líder en los foros especializados? A mi no me importaría demasiado.

Deja de mirar qué hace la competencia y mira qué dicen las páginas especializadas. En estos tiempos ya no persigues a tu competencia, debes perseguir a tu consumidor. Si tu tienes el producto estrella de los foros especializados, si además tienes un servicio post-venta que es admirado en las redes sociales… No debes temer a nada.

Cuando una empresa te compra cartuchos de tinta, posiblemente es porqué ha comprobado por Internet que tienes los mejores precios. Cuando una pareja reserva una habitación en tu hotel, ten por seguro que antes ha mirado como mínimo otras 10 opciones que no le han convencido por precio o por sus críticas. Cuando alguien entra a tu tienda y te pide sin dudar el modelo «5500 de Philips», pídele si lo quiere envuelto para regalo, porqué cualquier intento de hacerle cambiar de idea será, el 90% de las veces una pérdida de tiempo. Sabe lo qué quiere y no está en tu tienda por casualidad, sabe que tu tienes un buen precio.

Es momento de coger Internet y mirar qué se vende. Momento de mirar qué precios corren. Momento de plantearnos coger nuestra web y anunciar todo lo que la gente puede buscar. Rentabilizar nuestra web empieza por aquí.





Un enamorado de la comunicación, absorbido por la comunicación On-Line. Si tienes una web y no la estás rentabilizando, es que algo falla! ;) Chris en Google+

No comments.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies